16 noviembre, 2021
Ciberataques

Cuáles son los ciberataques más habituales y cómo prevenirlos

La ciberseguridad se ha convertido en uno de los asuntos más importantes para las empresas dada la enorme dependencia de sus sistemas informáticos. Sufrir un ciberataque hoy en día, no solo compromete la información que maneja el negocio, sino que puede interrumpir la actividad del negocio por mucho tiempo.

Los tipos de ataques informáticos más habituales en la actualidad ponen el foco en las empresas como son el ransomware o la denegación de servicio. Implementar las medidas y políticas de seguridad apropiadas es fundamental para poder evitarlos o minimizar su impacto en el negocio.

A continuación, hablaremos de los ciberataques más comunes que sufren las empresas hoy en día, y qué se debe hacer para poder prevenirlos.

Ransomware

El ransomware es uno de los tipos de ciberataques más graves que puede sufrir una empresa y organización en la actualidad. Consiste en infectar un sistema con un malware que encripta los archivos impidiendo su acceso, por lo que la empresa no puede consultar su información o acceder a sus programas

A este tipo de ataque se le conoce como secuestro, ya que los ciberdelincuentes piden a cambio de la clave para liberar los archivos, un pago en criptomonedas. Recuperarse de este tipo de ataques es un proceso complejo y costoso que puede demorar semanas, por lo que muchas empresas optan por ceder al chantaje para minimizar las pérdidas.

Phishing

El phishing o robo de identidad consiste en engañar a un usuario para que facilite sus credenciales de acceso a plataformas online, como pueden ser bancos, portales de trabajo, acceso a redes sociales… Normalmente, se utiliza el correo electrónico o mensajes SMS haciendo creer al usuario que provienen de empresas o entidades oficiales, ofreciendo un aspecto visual exacto. Los usuarios introducen sus credenciales desde los enlaces de estos correos pensando que lo hacen de manera segura, enviándolas a un tercero.

Dentro del phishing hay distintos tipos de ataque como el spear phishing que buscan atacar a una empresa o entidad, el vishing donde el mensaje fraudulento se realiza por voz o la caza de ballenas, cuando el objetivo del phishing es una persona con gran responsabilidad (como un director o gerente, por ejemplo).

Cebo

Este tipo de malware de ingeniería social también persigue obtener las credenciales de accesoutilizando para ello dispositivos físicos que previamente se han infectado con malware para que los usuarios los utilicen.

Un ejemplo de este Cebo es dejar un disco u pendrive infectado en un lugar determinado para que el usuario lo encuentre. Cuando lo utiliza en su dispositivo, este se infecta con el malware que le robará sus datos de acceso.

Denegación de servicio

La denegación de servicio o ataque DDoS consiste en saturar un servidor con una enorme cantidad de peticiones de acceso, con el objetivo de colapsarlo y que deje de funcionar o lo haga de forma anómala.

Para el uso de este tipo de ataques los ciberdelincuentes suelen utilizar equipos zombies, es decir, equipos que han infectado a otros usuarios sin que sean conscientes, y desde los cuales realizan un ataque masivo al servidor de una empresa.

Inyección SQL

Un ataque informático con inyección SQL consiste en introducir un código malicioso en un sitio web con el fin de poder acceder a su base de datos. El ciberdelincuente consigue con este tipo de ataque controlar la base de datos de la web, accediendo a toda su información (pudiendo modificarla, borrarla, copiarla, o incluso bloquear su acceso).

Cómo protegerse y prevenir los ciberataques más habituales

La ciberseguridad de una empresa ha pasado a ser un asunto de máxima prioridad para el negocio. Para disponer de una buena protección contra los ciberataques habituales, consiguiendo evitarlos, o al menos, minimizar sus consecuencias, se deben tener en cuenta una serie de criterios básicos:

1. Formación a los usuarios

La gran mayoría de ciberataques actuales se centran en los usuarios que sirven como víctimas perfectas para poder acceder a los servidores y plataformas de las empresas. Invertir en formación en ciberseguridad es clave para evitar los errores humanos que se cometen y que exponen a un equipo o red.

2. Actualizaciones de software

El software que maneja la empresa debe siempre estar actualizado a su última versión, incluyendo los sistemas operativos que utilicen. Los desarrolladores de software implementan mejoras de seguridad y eliminan vulnerabilidades en sus parches y actualizaciones, evitando que los ciberdelincuentes las utilicen para realizar ataques.

3. Herramientas de protección

Otro aspecto muy importante es el de utilizar herramientas, tanto de software, como de hardware, especialmente diseñadas para la protección, como pueden ser un antivirus, firewall, consola cloud de seguridad en tiempo real, cortafuegos físico o antimalwareCloudflare también es una buena solución para prevenir los ataques DDoS. 

Todas las soluciones de seguridad siempre deben estar actualizadas a su última versión para garantizar la protección contra los últimos tipos de ataques que vayan surgiendo.

4. Políticas de acceso

Una forma de minimizar posibles ataques es asignando de forma adecuada los permisos de acceso. De esta manera se reducen las posibilidades de que un ciberdelincuente que robe unas credenciales, pueda acceder a zonas importantes o críticas de la información o los sistemas.

En este tipo de políticas también se debe incluir el uso de contraseñas seguras, acceso por red privada virtual, inhabilitación de los USB de datos, y similares.

5. Apostar por profesionales

Mantener un sistema informático que maneja mucha información y al que acceden una gran cantidad de usuarios es un proceso complejo, sobre todo en relación con mantener un alto nivel de seguridad.

Apostar por profesionales en ciberseguridad y servicios en la nube es la mejor opción para blindar los sistemas y estar preparados para evitar y reaccionar a los ciberataques más habituales, incluso antes de que se produzcan.

6. Sistemas de backup

Disponer de sistemas de copias de seguridad periódicas y automatizadas permite disponer siempre de una copia actualizada para poder rescatarla en caso de un ciberataque. Algunos centros de datos y proveedores de servicios en la nube cuentan con este tipo de backups, y otras opciones avanzadas de seguridad como disaster recovery o réplica de servidores (mediante tecnología de virtualización, levantar de forma inmediata un nuevo servidor si se ha sufrido un ataque).

Estar preparados para evitar y actuar de forma inmediata ante los tipos de ataque informático más habituales es una necesidad hoy en día. Sufrir un ciberataque tiene unas consecuencias negativas muy graves para la empresa, como interrupción de su actividad, pérdida de ventas y clientes o la proyección de una mala imagen (pérdida de reputación del negocio).

¿Aún estás despierto?

Nosotros también. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos en lo que necesites.
Contáctanos