5 noviembre, 2020
principiosdevopsthreeways - Los principios DevOps: The Three Ways

Los principios DevOps: The Three Ways

La metodología o filosofía DevOps ha sido asumida por la mayor parte del sector de la industria del software, rompiendo los silos organizativos establecidos y centrándose en mejorar una entrega de más calidad al cliente. 

Para romper estos silos y centrarse en entregar valor, DevOps se apoya en tres principios, que se recogen en libros como The DevOps Handbook y The Phoenix Project. A continuación, veremos en qué consisten estas tres vías para mejorar la secuencia de actividades requeridas para diseñar, producir y entregar un mejor servicio al cliente. 

Principios DevOps "The three ways"

En los libros antes citados, los autores proponen tres fases (the three ways) para mejorar el Value Stream de TI, es decir, el proceso y tareas necesarias para poder convertir una hipótesis de negocio, en un servicio tecnológico que entrega valor al cliente.

Estas tres vías proponen unas mejoras en los procesos y deben ser implementadas de forma consecutiva para lograr un resultado óptimo y eficiente. Primero hay que centrarse en mejorar el flujo de trabajo, luego utilizar la retroalimentación para solucionar, evitar errores y aprender de los éxitos, y por último, incorporar todo lo aprendido para implementar una mejora continua. 

The first way: mejorar el flujo de entrega

La ingeniería de desarrollo o DevOps engineer debe en primer lugar, conseguir que la entrega de software al cliente se realice de forma más temprana y periódica, pues hasta que el producto no se entrega al cliente no se está generando valor.

Para conseguir esta mejora en el flujo de la entrega existen diversas recomendaciones como:

  • Visibilizar el trabajo, utilizando para ello herramientas como tableros kanban que permiten tener una visión gráfica y en tiempo real de las distintas tareas.
  • Dividir los procesos en tareas más pequeñas que sean más fáciles de abordar y concluir para acelerar la entrega.
  • Automatizar todas las tareas posibles para reducir errores, ganar en agilidad y liberar de tiempo a los equipos de trabajo, que pueden centrarse en otras tareas que generen valor.
  • Eliminar las limitaciones o dificultades que retrasen la entrega al cliente. Como ejemplos de este tipo de limitaciones se puede nombrar tareas realizadas de forma manual o tiempos de espera innecesarios entre tareas.

La primera vía busca que un defecto conocido que ralentice la entrega, no se propague a otros procesos o centros de trabajo. Se busca el aumento del flujo de trabajo global, evitando que una mejora local tenga como resultado una ralentización en las fases posteriores. En la primera fase se persigue adquirir un conocimiento profundo del sistema.

The second way: hacer buen uso de los ciclos de feedback

La segunda vía para acabar con los silos establecidos y centrarse en una entrega de mayor valor para el cliente es utilizar la retroalimentación para optimizar los procesos. Una vez que se lleva a cabo la entrega, es necesario tener un feedback rápido y constante. Con esta información inmediata se pueden detectar y resolver los distintos problemas que inevitablemente van a suceder, tomándose como una oportunidad de aprender y mejorar.

El feedback ayuda a detectar aquellas cosas que se están haciendo bien para volver a repetirlas, y aquellos errores que deben ser corregidos, aprendiendo sobre su origen para evitarlos en el futuro.

Para aplicar de forma eficiente esta etapa hay que tener en cuenta algunos aspectos como:

  • Los problemas deben detectarse y resolverse en cada área, allí donde se producen.
  • La resolución de los problemas y errores no solo debe servir para corregirlo, sino para aprender de ellos con el objetivo de evitar que se vuelvan a producir. El feedback debe ser una herramienta que evite repetir errores.
  • La monitorización permite controlar distintas métricas para poder ver los problemas justo cuando ocurren, acelerando y facilitando su resolución.
  • Compartir con todos los miembros de los equipos de trabajo las correcciones y el conocimiento sobre errores o procesos eficientes, para que puedan aprender de los mismos.

Los ciclos de retroalimentación persiguen conseguir la información necesaria para que las correcciones necesarias se puedan aplicar continuamente. Con esta segunda vía se pretende conocer y dar respuestas, tanto interna como externamente, a los problemas e incidencias que se presenten.

The third way: establecer el aprendizaje y la mejora continua

El último de los tres pasos de the third way se centra en aplicar todo lo anteriormente realizado y aprendido para implementar un sistema de mejora continua. Los aprendizajes deben servir como base de mejora para desarrollar un producto de más calidad y que genere mayor valor al cliente.

Los principios a aplicar durante esta última fase son:

  • Instaurar la cultura del aprendizaje. Ante problemas o errores, desterrar la tradicional búsqueda de culpables por un sistema de rediseño para evitar que vuelvan a ocurrir en un futuro. Con esta nueva cultura se elimina el posible miedo de los miembros de los equipos de trabajo a cometer errores o fallos, pudiendo realizar su trabajo de forma más eficiente y responsable.
  • Mejora diaria. El trabajo del día a día debe estar unido al de mejorar tareas, arreglar defectos y solucionar áreas o sistemas problemáticos.
  • Establecer programas extremos de pruebas. Consiste en provocar situaciones de tensión de forma intencionada para poder mejorar las operaciones diarias. Un ejemplo de este tipo de actividades es la creación de ataques externos a los sistemas y servidores, para valorar las consecuencias y probar los protocolos de actuación, con el fin de hacerlos más resistentes y seguros.
  • Aplicar mejoras o descubrimientos locales a nivel global. El conocimiento adquirido por un grupo de trabajo debe ser compartido con el resto de la organización para conseguir que la mejora se pueda aplicar en otras áreas.

El reto de implementar esta tercera vía radica en encontrar el tiempo para poder mejorar el trabajo diario, buscando métodos que mejoren la agilidad y eficiencia, introduciendo errores para buscar soluciones, etc. La tercera vía se caracteriza por la experimentación y la asunción de riesgos.

Aplicando los principios DevOps de las tres vías se conseguirá que las organizaciones antepongan la entrega de valor a sus clientes, reduciendo los riesgos y reduciendo el estrés asociado a los equipos de trabajo de este tipo de empresas de desarrollo de software.

¿Tomamos un café?

Quedemos para charlar y te ayudaremos en lo que necesites.
Contáctanos