8 febrero, 2022
trabajo_hibrido

Vamos hacia un entorno de trabajo híbrido

La aparición de nuevos dispositivos y tecnologías ha ido cambiando poco a poco la forma en la que empresas y trabajadores afrontan sus tareas del día a día. El trabajo en remoto es un modelo que cada vez es más habitual gracias a disponer de las herramientas y conexiones necesarias para llevarlo a cabo de forma eficiente.

La pandemia ha acelerado este proceso, donde el teletrabajo pasó a ser una necesidad de la noche a la mañana, haciendo que muchas empresas se vieran abocadas a utilizar un modelo híbrido de trabajo.

Las grandes ventajas que presenta este entorno de trabajo, donde algunos trabajadores están de manera presencial y otros trabajan de forma remota, hace que cada vez más empresas apuesten por este modelo.

Qué es un entorno de trabajo híbrido

Un entorno híbrido de trabajo hace referencia al modelo en el cual los trabajadores de una empresa se dividen entre trabajo presencial y trabajo remoto desde casa. En este tipo de entornos, algunos trabajadores de la empresa se encuentran en las oficinas o instalaciones del negocio, mientras otros permanecen realizando su trabajo desde su casa utilizando para ello distintas herramientas (ordenadores, portátiles, tablets, teléfonos móviles…).

El trabajo híbrido se encuentra en medio del trabajo presencial tradicional, y del modelo online donde ningún trabajador se encuentra en la misma ubicación física a la hora de realizar sus tareas habituales. La tendencia actual es que la mayoría de empresas adopten este modelo híbrido o mixto, ya que les proporciona muchos más beneficios.

Cuáles son las ventajas del trabajo en entornos híbridos

Veamos cuáles son las ventajas de implementar el trabajo en entornos híbridos para una empresa.

Ahorro de costes

En los entornos híbridos las empresas ahorran costes de diversas maneras.

  • Menor necesidad de espacio en oficinas o locales (ahorro en el coste del alquiler, por ejemplo).
  • Menor inversión en hardware (no será necesario disponer de una gran cantidad de equipos ni de una compleja infraestructura en la empresa).
  • Ahorro en otros gastos derivados como transporte, parking de empleados…

Motivación del personal

La motivación de los trabajadores en este tipo de entornos es mucho mayor pues pueden conciliar su vida personal con la laboral. La implicación de los empleados con la empresa en los entornos híbridos es superior, algo que se ve reflejado en un aumento de su rendimiento y su productividad.

Mayor flexibilidad de la empresa

Fichar en una oficina de 8 a 3 ha pasado a ser un modelo obsoleto que encapsula a la empresa o le otorga un grado de rigidez que no se adapta a las necesidades del mercado actual.

Los entornos híbridos permiten una flexibilidad de horarios que ayuda a la empresa a encontrar soluciones y ofrecer servicios cuando es necesario, sin tener que estar sujetos a un estricto horario comercial o laboral.

Captar talento para la empresa

Un beneficio muy interesante de este tipo de entornos de trabajo es que conseguirá atraer la atención de trabajadores cualificados que buscan esa flexibilidad que les permite tener mayor control de su tiempo.

El talento joven, más acostumbrado a las nuevas tecnologías y al mundo digital, se siente más atraído por este tipo de entornos, que por un trabajo presencial tradicional. Se trata de una gran oportunidad para atraer a jóvenes talentos a la empresa que permita dar un salto de calidad y ser más competitivos en el mercado.

Qué riesgos tiene asociados el trabajo en un entorno híbrido

Aunque son muchas las ventajas que ofrecen los entornos híbridos, tanto a las empresas como a sus trabajadores, este modelo también está expuesto a una serie de riesgos. Conocer los inconvenientes que presenta un entorno de trabajo híbrido facilitará la toma de decisiones para evitar que se produzcan.

Riesgos de seguridad

La seguridad es uno de los puntos críticos de este modelo de trabajo pues los trabajadores remotos acceden a la información y sistemas de la empresa a través de internet. En este tipo de entornos es importante implementar las medidas y políticas de ciberseguridad adecuadas para proteger los sistemas e información de la empresa, como por ejemplo:

  • Accesos vía VPN para que los teletrabajadores accedan de forma segura a las plataformas de trabajo de la empresa.
  • Protección contra los principales riesgos de ataque (phishing, ransomware, DDoS…).
  • Formación del personal en materia de ciberseguridad.
  • Evitar el acceso de dispositivos no autorizados a los sistemas de la empresa.
  • Monitorización y soporte 24/7.

Riesgos legales

Uno de los puntos más controvertidos en relación con los entornos híbridos se encuentra en la legislación laboral. En este tipo de trabajos es necesario implementar las herramientas necesarias para el control de la jornada laboral y cumplir así con las normativas vigentes.

Suscribir un contrato de trabajo mixto con los trabajadores es la mejor alternativa para evitar posibles problemas relacionados con el cumplimiento de horarios establecidos por la ley.

Riesgos de identidad

Los entornos híbridos pueden generar un grado de “desconexión” entre los trabajadores con la filosofía de la empresa, e incluso entre ellos mismos. Por este motivo es muy importante fijar un buen sistema de rotaciones entre trabajo presencial y remoto, fomentar herramientas de trabajo colaborativo, liderar de forma adecuada a los equipos de trabajo y disponer de las plataformas y dispositivos adecuados que permitan convivir el teletrabajo con el trabajo presencial.

Crear un entorno de trabajo eficiente, que combine el trabajo presencial con el remoto, es un desafío al que se enfrentan las empresas a la hora de mantener su modelo y filosofía de negocio.

Los entornos híbridos de trabajo son una solución ideal para que las empresas puedan adaptarse mejor a las necesidades actuales del mercado. Ahorrar costes, mejorar la productividad de los empleados o dotar de mayor flexibilidad y capacidad de respuesta a la empresa, son algunos de los principales beneficios que se obtienen con este modelo de trabajo.

A pesar de todas sus ventajas, los entornos híbridos suponen un reto para cualquier empresa pues para que sean eficientes hay que enfrentarse a numerosos riesgos, como las amenazas de seguridad, la pérdida de identidad corporativa de los trabajadores o posibles incumplimientos de la normativa laboral vigente.